agesor
. . . . .

Municipio de Dolores
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
Edil Luciano Andriolo Guyman
Proyecto memoria
carnes del hum
carniceria del litoral
andres centurion edil partido colorado
Bancada del Frente Amplio
Israel Acuña - Edil del Partido Nacional
Veintitres Agency
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
38.05 41.05
0.05 0.35
7.23 9.23
40.54 45.39
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
25 de September del 2023 a las 07:17 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
Golpe de Estado no tradicional
Sí, Sebastián Piñera estuvo a un paso de no terminar su mandato presidencial, mediante un “golpe de Estado no tradicional”, pero su postura cobarde, impropia de un demócrata, dejó al país en manos de incapaces, arrogantes y corruptos.
Sí, Sebastián Piñera estuvo a un paso de no terminar su mandato presidencial, mediante un “golpe de Estado no tradicional”, pero su postura cobarde, impropia de un demócrata, dejó al país en manos de incapaces, arrogantes y corruptos.

(Escribe prof. Alejandro Carreño T.) Tiene razón el expresidente de Chile, Sebastián Piñera. Sus declaraciones para radio Mitre de Argentina, vienen tardíamente a reconocer un hecho que tuvo a Chile al borde de un golpe de Estado, no sé si tradicional o no, pero sí preparado con mucha anticipación por quienes organizaron y avalaron el movimiento delincuencial llamado “octubrismo”, del año 2019. Fue un movimiento insurrecto que estuvo a metros de La Moneda. La finalidad, como dijo Piñera era “debilitar las bases mismas de la democracia y usaron brutalmente la violencia (…) estaban dispuestos a destruirlo y quemarlo todo: iglesias, colegios, hospitales, monumentos, lo que se cruzara”. Le faltó agregar, “como de hecho lo hicieron”.

Las declaraciones de Piñera al medio argentino, antes del encuentro del “Grupo Libertad y Democracia”, que reúne a expresidentes de derecha, fue fundado este año como un foro político opuesto al “Foro de São Paulo” y el “Grupo de Puebla”. Su propósito, se lee en Wikipedia, es “defender los derechos y libertades las cuales están amenazadas ya que consideran que algunos mandatarios de la región van encontrar de lo que es la democracia violando los derechos, protegiendo criminales además del gran deterioro de la región”. A la luz de lo que se observa en la región, no dejan de tener razón. Chile, por ejemplo, es un muy buen ejemplo de protección a delincuentes, narcotraficantes y terroristas.

Se podrá o no gustar de ellos y su ideología derechista, por darle un nombre contrapuesto a izquierdista, pero lo cierto es que, como en todo orden de cosas, no es bueno para la estabilidad democrática, que una sola ideología sea la imperante y se la quiera imponer a como dé lugar, porque desestabiliza la democracia y corrompe el poder. Los ejemplos de Nicaragua, Cuba y Venezuela debieran bastarnos, del mismo modo como ayer las dictaduras militares barrieron con nuestra siempre aporreada América Latina. Hoy sabemos que los gobiernos llamados izquierdistas tienen a sus países en crisis total. Fernández, Arce, Boric, resultaron ser un rotundo fracaso. Y Castillo en Perú estuvo a punto de eternizarse en el poder mediante un autogolpe.

Con todo, lo que Piñera diga hoy ya no tiene nada más que el valor de la confirmación de un hecho histórico, pero sí tiene razón cuando afirma que “los defensores de la democracia hemos estado poco activos”. Él estuvo poco activo en los momentos en que Chile más lo necesitaba. No tuvo el coraje para enfrentar el “golpe de Estado no tradicional”, que estuvo a punto de terminar con su gobierno y con la democracia chilena, lograda después de largos años de torturante espera. Sebastián Piñera es cómplice pasivo de ese movimiento insurrecto liderado por los delincuentes de la primera línea, que tuvo azuzadores que hoy ocupan cargos públicos relevantes en el gobierno del Gabriel Boric, comenzando por el propio Gabriel Boric.

“El fuego fue un gran aliado de estos terroristas, anarquistas, que quisieron destruir nuestro país. Afortunadamente Chile resistió”, dijo el expresidente. Sí, Chile resistió e infringió la mayor derrota electoral a la ultra izquierda que recuerde su historia: el Rechazo a la propuesta constitucional en septiembre pasado, que terminaría con la institucionalidad democrática del país. Y luego, este año, en mayo, con otra derrota de proporciones para esta ultra izquierda fanática y destructora, en la elección de Consejeros Constituyentes. Sí, Chile resistió y resiste la mediocridad de un gobierno que, sin duda, es el peor de la Historia de Chile. Pero Sebastián Piñera no resistió.

Se entregó a las fauces de un movimiento criminal, temeroso del juicio de la Historia. Y prefirió llegar a espurios acuerdos a espaldas de la ciudadanía, que ultrajaron la propia Constitución Política de Chile que lo consagró como su Presidente. Por eso estas, sus palabras, después de cuatro años del inicio de la destrucción de Chile, resultan nada más que una lamentable anécdota política: “Esa violencia le causó un daño gigantesco a nuestra sociedad y desgraciadamente hubo algunos sectores de nuestro país que la toleraron, la ampararon, la protegieron, la motivaron y eso no hay que permitirlo nunca”.

Pero sigue firmando espurios acuerdos con La Moneda, como el reciente acuerdo para las conmemoraciones del 11 de septiembre, y del que Boric se vanaglorió en su discurso a una asamblea vacía en las Naciones Unidas, a pesar de sus denuncias que, aunque legítimas, resultan ahora, y por lo mismo, hipócritas e incomprensibles: “no está conduciendo al país por el camino adecuado porque tenemos grandes problemas de estancamiento económico, inseguridad, falta de confianza y acuerdos básicos”.

Sí, Sebastián Piñera estuvo a un paso de no terminar su mandato presidencial, mediante un “golpe de Estado no tradicional”, pero su postura cobarde, impropia de un demócrata, dejó al país en manos de incapaces, arrogantes y corruptos.

 

 

 

 

 

 

 

 



(1505)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2024
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux