agesor
. . . . .

Municipio de Dolores
Actividades del Diputado Martín Melazzi
Centro Profesionales Mercedes
coopace
edil José Lavista - Partido Nacional
Diputada María Fajardo
Edil Raúl Morossini
Edil Luciano Andriolo Guyman
Proyecto memoria
carnes del hum
carniceria del litoral
andres centurion edil partido colorado
Bancada del Frente Amplio
Israel Acuña - Edil del Partido Nacional
Veintitres Agency
kechu fletes
@gesor es de acceso completamente gratuito para nuestros lectores, pero si quieres apoyar nuestro trabajo con un donativo, te damos dos opciones, la primera de un único pago de U$S2 (dolares americanos dos) o la segunda con una suscripción de U$S1 (dolares americanos uno) por mes, la que puedes realizar en pagos mensuales o un pago anual.

El equipo de @gesor agradece desde ya vuestro aporte, el que nos permitirá seguir creciendo y brindando cada vez más contenido.
Pago
Opciones de suscripción
Si quieres colaborar con un monto distinto, por favor contacta con info@agesor.com.uy indicando el monto con el que quieres colaborar y te haremos llegar el formulario de pago.
MonedaCompraVenta
38.05 41.05
0.05 0.35
7.23 9.23
40.54 45.39
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
.
Síguenos Síguenos Canal Instagram
20 de September del 2022 a las 18:40 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email this to someone
Posmodernidad, adolescencia y vacío existencial. Cuando poner   límites se ha vuelto todo un desafío
Cómo poner límites en el adolescente de hoy y no morir en el intento.
Cómo poner límites en el adolescente de hoy y no morir en el intento.

(Escribe  Lic. Silvia Otero)  Durante tiempos inmemoriales diferentes culturas y contextos socio históricos crean una denominada subjetividad que consiste en como es vivida y transitada la adolescencia según tiempo y lugar.
Podemos decir que hay diferentes adolescencias, aunque ésta tiene características en común hoy podemos ver que sus pautas ya no son las de antaño.
Digo diferentes adolescencias porque así como en la infancia no hay solo una, sino que cada cual es producto de los elementos circundantes que la componen.
Hablemos de complejidad al hablar de adolescentes, pero no de la común y general lectura; “que complejo es ser padres de adolescentes” sino la lectura desde el mismo adolescente. ¿Nos hemos puesto a pensar qué siente este chico o chica en este mundo en donde no es grande ni chico, en donde su cuerpo crece y empieza a reubicarse en el espacio?  ¿En dónde para algunas situaciones es grande pero para otras es pequeño. No lo pensamos. El adulto tiene la extraña costumbre de ver lo negativo en la juventud sin detenerse a pensar en qué vorágine de pensamientos tan dificultosamente recorren esa psiquis. Pensemos en ello, aunque sea por una vez.
El adolescente por una razón que se enmarca en el psicoanálisis, confronta, apareciendo entonces los vínculos de hostilidad, de desafío, lo cual no tiene que ver con ser irrespetuoso sino que está en sus “genes”, está creciendo, cambiando de un mundo a otro, se halla en transición y muchos hemos olvidado lo complejo que es eso.  
Es en este momento crucial donde se entrecruza dos acciones, y que conciernen al mundo adulto, la primera no solo marcar límites sino actuar desde el silencio, con esto quiero decir, jerarquizar la escucha. ¡Pensemos qué tiene ese adolescente para decirnos con esas acciones! ¿Qué discursos se ocultan debajo de tanta manifestación a voces?
Entonces si queremos encaminar, acompañar, ayudar, es preciso el límite sí, pero ya no como hace años. Esta posmodernidad nos invita, nos exige a ser diferentes, hay otra forma de acercarnos a nuestros jóvenes para impartir el límite en tanto contención y amor que a gritos necesitan.
 Seamos cautos, precisos, y desde ese lugar podremos acompañar siendo la guía que ellos necesitan que seamos y estaremos así lo más cercanos posibles. 
Las tecnologías invaden nuestra cotidianeidad, mientras que el mundo y su globalización lo hacen parte de un engranaje denominado consumo, los primeros consumidores son los niños y la cadena productiva les vende a través de los padres.
Los adolescentes tardíos también tienen que ver con este masivo manejo de la economía mundial pues en un país latinoamericano, ser independiente cuesta cada gota de sangre que corre por las venas.
Todos estamos tan inmersos y determinados corriendo tras lo que necesitamos que el tiempo se acorta, la calidad se empequeñece y no queda tiempo para escuchar.
Pero hay un punto que no cambia y es la constitución psíquica de adolescente, en él se produce la confrontación, a  padres o autoridades en su lugar. Entonces, ¿cómo poner límites a un adolescente en un mundo en que la libertad ha ganado la batalla?
Elementos alarmantes y crueles avanzan, alcoholismo, suicidio.  Si SUICIDIO aquello que nos golpea  a la cara pero que no se nombra, y al que dedicare otro artículo próximamente. 
 No se trata de que no se lo haya escuchado, se trata de que los limites y el acompañamiento que se daban en tiempos anteriores obviamente ya no alcanzan, los elementos que angustian y que generan padecimientos son tan nefastos como mortales. Consumo que nos eleve a un momento frágil de felicidad y entonces de nuevo el hastío, el refugio en la bebida, la compra, el consumo, y de nuevo la depresión y el vacío con la consecuencia de que cualquier situación que padezca el joven puede ser una bomba de tiempo. 
    Nos encontramos en una época en que  tanto límite y acompañamiento debe ser diferentes, ya  no alcanza con marcar pautas, prohibir o  dejar, hoy los chicos gozan de otra libertad pero también de un bombardeo posmoderno que genera depresión y contamina cruelmente.
Y nos puede ocurrir a todos, a hijos de padres totalmente presenciales, no hay error allí, todos corremos riesgos, lo que durante años se ha hecho hoy… no alcanza. 
El límite es amor, contención, pero hagámoslo con astucia, con silencio toleremos hasta cierto punto sin perder autoridad moral las confrontaciones para poder oír aquello que el silencio desde su alma clama.
Cambiemos, modifiquemos nuestras formas porque la realidad así lo exige todo por nuestros gurises!
Su accionar tiene un sentido, se están formando, constituyendo como persona, gritado al mundo qué aceptan y qué no, en un mundo que si se lo permite.
Claro que esta actitud no debe jamás ser confundida con el lugar del respeto que el adolescente le debe a sus padres, ya que estos tienen la autoridad moral para guiarlos por el buen camino, con errores y aciertos, y esa contención aunque suene paradójica es precisamente al que el joven busca, ESTO SEÑORAS Y SEÑORES ES EL LIMITE.
Tener en cuenta que entre otras características de conducta se encuentra su clara exposición al riesgo, alcohol, etc., su coqueteo con el peligro y una incasable búsqueda de un lugar a donde pertenecer, porque no se es grande ni se  es chico, porque las bandas, la ropa, la música les da la tan necesaria identidad, y porque confronta no por atrevimiento, sino porque se está buscando a ellos mismos.
Cuantas veces sí hay puesta de límites, sí  hay padres presentes, solo que los tiempos han cambiado alarmantemente y este tiempo a nosotros padres nos demanda otra cosa. Ojos abiertos, jerarquización de escucha, estar lo más cerca posible.
No teman que sienta que no son libres, libertad y responsabilidad van de la mano, “si estoy te cuido si te limito estoy conociendo lo que sucede”
Acompañémoslos en ese vacío existencial tan característico de esta etapa.
Pues  es en ese momento en que se sienten tan perdidos como para pedir ayuda llegando muchas veces al extremo del suicidio.
 Porque los límites como acto de amor no deben omitirse y ese adolescente deberá comprender cuan necesarios son. No debemos quedar atrapados en un discurso posmodernista, pues el tiempo si no tiene  se hace.
Nuestros gurises nos necesitan, en esa constitución psíquica hay una mente que necesita ser cuidada, contenida, y habrá que entender que sus actos, en caso de que fueran reprochables no son más que un gran pedido o llamado de atención.
¡Cambiemos modifiquemos nuestras formas porque la realidad así lo exige todo por nuestros gurises ahora antes que sea demasiado tarde!
 



(1003)

A los lectores de @gesor que realizan comentarios, en particular a quienes ingresan en la condición de incógnito, no se molesten en hacer comentarios ya no son publicados debido a que no dejan registro de IP ante eventual denuncia de alguna persona que se sienta dañada por ellos.
Igualmente reiteramos lo que hemos escrito en anteriores oportunidades, que pueden referirse con la dureza que se entienda pertinente pero siempre dentro del respeto general y no discriminando ni agraviando, o con expresiones que de alguna manera inciten a la violencia. Los comentarios son una herramienta maravillosa que debemos preservar entre todos.

Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

AGESOR - Soriano - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2024
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux